subscribe: Posts | Comments

Artritis reumatoidea

0 comments
Artritis reumatoidea

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad articular inflamatoria, crónica y sistémica que lleva a la destrucción del cartílago y del hueso, así como una amplia variedad de manifestaciones extra-articulares. Este proceso está mediado por la membrana sinovial al invadir profundamente en el cartílago articular y el hueso. Durante este proceso, una variedad de mediadores tanto inflamatorios como no inflamatorios, contribuyen a la patogénesis de la AR, incluyendo citokinas pro inflamatorias, como la interleuquina-1β (IL-1β) y el factor de necrosis tumoral-a (TNF-a), las metaloproteinasas (MMPs), las células CD4+, los linfocitos B, los macrófagos y fibroblastos sinoviales.

La eficacia de los nuevos fármacos utilizados para tratar la AR es variable, aún con aquellos que han sido extensamente probados. Si bien no hay un marcador clínico útil y fiable o molecular en la respuesta al tratamiento, los niveles de varias citoquinas y otros mediadores de la inflamación se correlacionan con la eficacia de las terapias. El principal objetivo de la farmacogenética hasta la fecha ha sido el estudio de las enzimas metabolizadoras de drogas, pero ciertos polimorfismos en los targets de las drogas como en los transportadores  son también objeto de investigación. En un futuro próximo, los estudios de farmacogenética pueden hacer que sea posible seleccionar con precisión los medicamentos y las dosis para cada paciente.

 

Influencia clínica de genes polimórficos en artritis reumatoidea

Muchas enfermedades son multifactoriales, en las cuales los factores ambientales y genéticos contribuyen a la etiología y/o a la gravedad clínica de la enfermedad. La genética de muchas enfermedades multifactoriales es compleja dada la participación de múltiples genes. En estos casos los patrones de herencia mendeliana a menudo no se aplican. La contribución genética a la susceptibilidad de la AR se demuestra por los estudios en agrupaciones familiares y estudios en gemelos. Existe entre tres a cuatro veces más conconcordancia en la expresión clínica de la AR en gemelos monocigóticos que en gemelos  dicigóticos.

Las estimaciones de varios autores sugieren que al menos 10 regiones genéticas diferentes pueden estar relacionadas con RA. La variabilidad en la contribución de los múltiples factores genéticos implicados en la AR puede estar relacionada con la variabilidad en la severidad visto en la presentación clínica.

La variabilidad en la respuesta a las drogas es igualmente mayor en toda la población que en el mismo paciente o entre los gemelos monocigóticos. Parte de esta diferencia es atribuible a factores genéticos.

La mayoría de los genes implicados en la predisposición a la AR se encuentran dentro de los loci de los antígenos de histocompatibilidad o HLA-DR. Sin embargo, estos loci no son los únicos contribuyentes. Otros candidatos atractivos incluyen los genes de citoquinas. Las citoquinas son mediadores importantes de la respuesta inflamatoria y juegan un papel significativo en la fisiopatología de la inflamación de las articulaciones y la destrucción en la AR.

El complejo HLA

Hay una región genética que ha demostrado estar consistentemente asociada con la AR, es el Complejo Mayor de Histocompatibilidad (MHC). La contribución de esta región se estima en hasta un 30% del efecto genético total. La AR está asociada con determinados alelos HLA-DRB1 que codifican una secuencia conservada de aminoácidos (residuos 70-74 de la cadena DRβ1) conocido como el epítope compartido. Esta secuencia se encuentra en el surco de unión al péptido. Los alelos que llevan esta secuencia son DRB1*0401, DRB1*0404, DRB1*0405, DRB1*0408, DRB1*0101, DRB1 *0102 y DRB1*1001. La presencia y la dosis génica de los alelos HLA-DRB1 que codifican para el epitope compartido se han asociado con la presencia de nódulos reumáticos, un ritmo más acelerado de desarrollo de erosiones vistas en la radiografía, vasculitis, síndrome de Felty, y aumento de la necesidad de cirugía articular. Curiosamente, el genotipo DRB1*0401/*0404 parece estar particularmente asociada con el inicio temprano de la enfermedad y un fenotipo de la enfermedad más grave.

Se han descripto microsatélites de ADN en la región HLA. Estos marcadores microsatélites han demostrado estar asociados con la respuesta a la terapia.

Leave a Reply


− 2 = tres